Fragas do Lecer SL es una bodega acogida a la denominación de origen Monterrei, con más de diez años de existencia. Fundada en el año 2005 por la familia BooRivero, se incorpora al proyecto de Grandes Pagos Gallegos de Viticultura Tradicional en el año 2016.

Grandes Pagos Gallegos de Viticultura Tradicional es un ambicioso proyecto vitivinícola que pretende desarrollar vinos basados en las variedades autóctonas gallegas, TREIXADURA, ALBARIÑO Y GODELLO, allí donde mejor se expresan. Buscamos propuestas que aporten valor, singularidad, viñedo de máxima calidad. Porque el viñedo, el terruño es la base de nuestros proyectos, creemos en la viticultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente, en las prácticas tradicionales de cultivo, en la trascendencia que tiene para el vino el viñedo del que procede.

Nuestra apuesta por el Godello y también por la Mencía se centra en la Denominación de Origen Monterrei. Creemos que las características de suelo, clima y altitud del valle del Támega son las que permiten expresarse mejor a estas variedades. En la denominación de origen Monterrei, nuestro proyecto es Fragas do Lecer. Y ello por varias razones de peso, pero fundamentalmente dos: la sabiduría y conocimiento del viñedo y de la zona que nos aporta la familia Boo Rivero, y la extraordinaria calidad de los viñedos que configuran el proyecto. Fraga es una extensión cerrada de monte, por lo general aislada y de difícil acceso, poblada por diversas especies caducifolias en la que también convive una gran diversidad de fauna. Se trata en definitiva del bosque tradicional de Galicia, las grandes «carballeiras»(bosques de robles) están situadas en las Fragas. Lecer significa en la lengua gallega «ocio».

Con el nombre de Fragas do Lecer pretendemos aunar tradición y autenticidad del paisaje gallego con el concepto de disfrute, de ocio y de diversión que supone la degustación de nuestros vinos.

Nuestras instalaciones, con capacidad para 120.000 litros, se encuentran ubicadas en el pueblo de Vilaza, en una zona de referencia dentro del valle de Monterrei. Elaboramos nuestros vinos separados por fincas en depósitos de acero inoxidable con una capacidad máxima de 10.000 litros.

Nave de depósitos de Fragas do Lecer

Los fundadores de la bodega, la familia Boo-Rivero, son una saga de viticultores de Monterrei que lleva más de treinta años (tres generaciones) apostando por las variedades autóctonas, – godello, mencía y treixadura, fundamentalmente -, primero como viticultores y prestadores de servicios a otros agricultores, y posteriormente como bodegueros.

Delfin y Cristóbal Boo, con los comerciales del proyecto Manuel Giráldez y David Barco.

Desde finales de los años 80 del siglo pasado, los Boo-Rivero han plantado buena parte de los viñedos de variedades autóctonas de la comarca de Monterrei, pues también son dueños de una empresa de servicios agrícolas. Esta experiencia le permitió conocer los mejores clones de las variedades autóctonas para realizar la plantación de los viñedos que posteriormente se vincularon al proyecto de Fragas do Lecer.

Los viñedos de la familia Boo-Rivero, incorporados al proyecto de Fragas do Lecer, suman un total de 18 hectáreas repartidas en veintiocho parcelas. Sus nombres recogen la toponimia de la zona: Infesta, Gargalo, Miringuela, Pousadoira…… Desde muchas de ellas se puede contemplar el castillo de Monterrei, testigo mudo de más de ocho siglos de historia del valle.

Finca Bagoeira, en Vilaza

La variada localización de nuestros viñedos hace que tengamos plantaciones en cada uno de los diferentes suelos del valle: graníticos, arenosos y de esquistos de pizarra. Ello confiere a nuestros vinos una extraordinaria complejidad.

Somos propietarios de algunas de las plantaciones más antiguas de Godello y Mencía de la zona, con cepas de más de 25 años de edad.

Cepa de Mencía de más de veinticinco años de edad en nuestro viñedo de Miringuela, en A Salgueira

Destaca nuestra finca de Tamaguelos, de cuatro hectáreas de superficie y en la que tenemos plantadas cepas de Godello y Mencía de más de veinte años de edad.

Finca Tamaguelos